sábado, 12 de septiembre de 2015

(Rumor) Project Lucky el nombre en código de El Galaxy S7






Resulta que un smartphone de Samsung con el nombre “Lucky-LTE” ha aparecido en la base de datos del benchmark Geekbench recientemente, y ahora estamos en disposición de confirmar que este dispositivo es el esperado Galaxy S7, un teléfono que recibe internamente el nombre en código Project Lucky.

Probablemente haya una razón muy simple para que Samsung haya decidido utilizar esta palabra para su próximo buque insignia – el número 7 es para la cultura coreana el número de la suerte, y no hace falta por tanto ser ningún genio para entender el motivo por el cual el Galaxy S7 cuenta con el nombre en código Lucky. Pero además del nombre en código también tenemos algunos otros detalles y es que El Galaxy S7 está siendo probado con un nuevo chipset Exynos 8890, que es probablemente la materialización del SoC Mongoose M1 del que ya se a hablando en otra ocasión. El chipset Mongoose anotó una impresionante puntuación en Geekbench cuando fue descubierto por primera vez, pero el prototipo que apareció no hace mucho no corrió la misma suerte. Se dice que esto es debido a que el dispositivo fue probado con la CPU a baja potencia, mientras que los 2.3 GHz serán el rendimiento real y final. Y también parece más que probable que el chipset Snapdragon 820 si alimente algunas de las variantes del Galaxy S7, probablemente las Occidentales. De todos modo, eso a nadie debería sorprender, ya que en su día Samsung ya dijo que que su relación con Qualcomm no había terminado ni mucho menos con el hecho de haber prescindido del Snapdragon 810. 
 
Por otro lado, hay que recordar que a nivel de almacenamiento, parece que el Galaxy S7 estrenará la tecnología de almacenamiento rápido UFS 2.0 de Samsung, de hecho parece que la compañía podría haber encontrado una forma de hacer que funcione con las tarjetas micro SD. Hay que decir que serie, el controlador de memoria de las tarjetas SD y UFS 2.0 no son compatibles entre sí, por lo que es imposible que puedan coexistir en el mismo dispositivo. Probablemente Samsung se encuentre probando algún tipo de interfaz técnica para eliminar esta restricción, aunque sería mejor no pensar demasiado en ello, dado que cabe la posibilidad de que el teléfono final no cuente con almacenamiento expansible, tal y como ya sucedió con el Galaxy S6 y sus variantes.